CRISIS SANITARIA POR COVID-19

autónomos crisis coronavirus

MEDIDAS ESPECIALES APROBADAS PARA LOS AUTÓNOMOS AFECTADOS POR LA DECLARACIÓN DEL ESTADO DE ALARMA

En los días en que vivimos de incertidumbre y alarma general sobre nuestro presente y, muy especialmente, sobre nuestro futuro, el gobierno ha tomado una serie de medidas para intentar paliar, en lo posible, los efectos negativos que la crisis sanitaria está dejando y que, en algunos casos, pueden ser devastadores.

Como bien sabemos multitud de negocios deben mantener sus puertas cerradas, otros negocios pueden continuar con su actividad, aunque no sea de primera necesidad, mediante el teletrabajo, sin embargo, en ambos casos se produce una enorme merma de sus ingresos.

Vamos a centrarnos en la medida aprobada para los trabajadores acogidos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA):

  • Prestación Extraordinaria por Cese de Actividad para los afectados por la situación excepcional generada con la declaración del estado de alarma.

¿Quién puede solicitarla?

1. Los trabajadores por cuenta propia o autónomos cuyas actividades hayan quedado suspendidas:

  • Locales y establecimientos minoristas, a excepción de los establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, peluquerías, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías y lavanderías.
  • Museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos, las actividades deportivas y de ocio.
  • Actividades de hostelería y restauración, pudiendo prestarse exclusivamente servicios de entrega a domicilio.
  • Se suspenden asimismo las verbenas, desfiles y fiestas populares.

2. O, aun cuando, su actividad no hubiese quedado suspendida, su facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.



Requisitos formales para acceder a la prestación

1. Estar afiliados y en alta, en la fecha de la declaración del estado de alarma, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.


2. En el supuesto de que su actividad no se vea directamente suspendida, acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75 por ciento, en relación con la efectuada en el semestre anterior.


3. Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de la suspensión de la actividad o de la reducción de la facturación no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección o prestación.


Esta prestación extraordinaria por cese de actividad tendrá una duración de un mes, a partir de la declaración del estado de alarma, 14 de marzo de 2020, ampliándose hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma, si este estado se prorroga y tiene una duración superior a un mes.

Cuantía de la Prestación

La prestación ascenderá al 70% de la base reguladora, es decir de la base de cotización.

En los casos en que el autónomo no cumpla el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, que es de 12 meses, ésta será del 70% de la base mínima de cotización en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, independientemente de la base por la que efectivamente hubiese estado cotizando.


¿Para cuánto tiempo está prevista?

Esta prestación extraordinaria por cese de actividad tendrá una duración de un mes, a partir de la declaración del estado de alarma, 14 de marzo de 2020, ampliándose hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma, si este estado se prorroga y tiene una duración superior a un mes.


Efectos para futuras prestaciones por cese de actividad

El período en que se venga percibiendo esta prestación extraordinaria se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que los beneficiarios puedan tener derecho en el futuro.


Gestión de la prestación

La gestión de esta prestación corresponderá a la Mutua con la que el trabajador autónomo haya formalizado el documento de adhesión.

Si, por el contrario, la protección dispensada a las contingencias derivadas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales están cubiertas con una entidad gestora de la seguridad social:

  • Instituto Nacional de la Seguridad Social: se tramitará ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)
  • Instituto Social de la Marina: tramitará las prestaciones de los trabajadores en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

Incompatibilidad de la prestación

La percepción de esta prestación extraordinaria será incompatible con cualquier otra prestación del sistema de Seguridad Social..